miércoles, 30 de agosto de 2017

Debate sobre arte Erótico y Pornografía

Algunos elementos
“Tiemblo cuando la gente llama pornografía a lo que le parece demasiado real”. Joyce Greller, the East Village Other, New York, diciembre 15, 1966
 “El propósito del arte es disparar la imaginación. El de la pornografía, mantener la atención anclada en la carne.  En el momento en que la imaginación entra en juego, la pornografía se convierte en imposible.” – Anthony Burgess

“La pornografía es el lenguaje masivo que inunda los sentidos.  Es exceso contra lo establecido y de alguna manera, rebelión contra las censuras. un desborde de la imagen, dominio de lo genital en donde quien ve, es seducido/a por lo obsceno pero también por lo prohibido.  La imagen del sexo masculino y femenino se vuelve juego que repite e insiste en lo real del sexo.

arte erótico jorge Marin artista colombiano
Pornografía es un producto de consumo masivo orientado a la estimulación sexual de quien lo recibe, según una lectura tradicional.  Según otra lectura, la pornografía es el arte de los pobres, “y como se supone que los pobres son pobres materialmente, pero también de espíritu, la pornografía apela siempre a una imaginería ramplona y monótona, (…).  Del mismo modo que la televisión ofrece imágenes pobres para un público concebido como uniformemente pobre, al menos en lo que se refiere a sus capacidades intelectuales, la pornografía (cuyo desarrollo, no hay que olvidarlo, es paralelo al de los géneros televisivos) ofrece imágenes pobres para un público concebido como libidinalmente pobre.” – Flavia Puppo, Mercado de Deseos.
Lo íntimo se vuelve obsceno en una sala de cine, en una revista, en un teatro.  Lo pornográfico es un territorio de interdictos expuestos al público por una cámara, por un ojo artificial que cuenta y descubre lo que todos sabemos pero temíamos exponer.

Según el checo Ian Mukarovsky, solamente el predominio de la función estética asegura la permanencia de los objetos o los fenómenos al dominio estético denominado erotismo.  “Este predominio jamás es estable; puede cambiar de valor, confundirse con la norma estética existente y ya no ser percibido como dominante: otras funciones (practicas o instrumentales) pueden entonces prevalecer, y el objeto o el fenómeno pierde provisoriamente su función estética(…).  El principio de placer descansa sobre cambios ambiguos en los que el sentido y la significación son suficientes e inacabados.  Milan Chumsky, Esthéticité, érotisme et pornographie, Revue d’ Esthétique, Paris 1978

domingo, 27 de agosto de 2017

El arte erótico se resiste a la censura


No es un secreto que nuestra sociedad es una sociedad solapada e hipócrita cuando se habla de sexo, en la radio abundan las canciones de letras con contenidos explícitos en los cuales se invita a tener sexo, se escucha a las niñas pequeñas cantar al ritmo de la radio y bailar, mientras sus madres les aplauden su comportamiento, en los
conciertos miles de personas cantan en coro estas canciones llenas de erotismo, pero cuando no son los cantantes populares de reggaetón o de otros géneros que también hacen uso de esas letras, sino que es en el campo de las artes plásticas las cosas son bien diferentes, allí los artistas que entre nuestras temáticas usamos la sensualidad, y el erotismo, algo tan natural de la naturaleza humana nos vemos enfrentados a la censura.  Censura que a veces proviene de personas con doble moral, que en público son una cosa y en privado son otra. Otros censuran simplemente por mojigatería y ante esos si nada que hacer, ya que reprimen su condición humana.

jorge Marin artista del erotis mo en Colombia
Amantes acuarelas con marcadores
Yo desde pequeño he tenido el gusto por el erotismo, siempre me ha  fascinado de manera extraordinaria la belleza del cuerpo humano, y en especial el de la mujer, yo podría caer rendido ante los encantos de numerosas musas, durante años han sido mi fuente de inspiración, a todas las he querido pintar en mis lienzos, pero son apenas unas cuantas a las que finalmente he llevado a mis lienzos.  En Medellín he ofrecido mis obras llenas de sensualidad y seducción femenina, las hepodido  exhibir en pocos lugares, ya que en centros comerciales hoteles el tema de desnudos es censurado, alguna vez me comentaron que era porque en estos lugares hay mucha inversión de extranjeros musulmanes la verdad sigo sin entender los sus argumentos.  En pasados días terminó el Segundo Festival de Artes Eróticas de Medellín –AEFES, allí estuve como invitado en el evento del Mercadillo de Arte Erótico, quede complacido por esta invitación y por la oportunidad de disfrutar y compartir con personas que le apuestan a darle al erotismo un lugar importante en nuestra ciudad, en este evento conocí personalmente a
Fernando Guinard el fundador del primer museo de arte erótico en América, este museo está en Bogotá, desde allí se promueve el arte erótico, y su principal consigna es no a la censura.

En mis propuestas artísticas más recientes realicé algunas obras ya no tan discretas de temas de seducción y sensualidad, en estas últimas obras me tome la libertad de llevar mi gusto por el erotismo a un nivel más profundo, exteriorizando mi gusto por el placer erótico, sin temer mostrar poses con gran contenido erótico, estas obras las llevé al Segundo Festival de Artes Eróticas de Medellín –AEFES, y allí vi como su aceptación fue tal que decidí seguir trabajando obras de este tipo, no importando la censura, pues lo que más me llamo la atención
es que es al género femenino al que más le gusto mi propuesta.  Que viva el arte erótico.

lunes, 31 de julio de 2017

Erotismo, pornografía y Censura

(Jorge Marín)


Gustav Klimt Masturbación
Gustav Klimt Masturbación
Cuantos artistas no nos hemos visto censurados alguna vez por manejar temas que si bien para nosotros los artistas, que tenemos mentes más abiertas y que aceptamos y admiramos la naturaleza del cuerpo humano con todas sus expresiones incluyendo la sexualidad, a diferencia de personas que en todo lo natural ven el pecado, estas personas muchas veces suelen tener cánones de comportamiento represivos y en muchas ocasiones dichas represiones pueden volverse en contra.  La sexualidad humana nos diferencia otros seres vivientes cuyo objeto es sólo la reproducción, los seres humanos tenemos esa diferencia y podemos disfrutar mutuamente de la belleza del cuerpo desnudo, de las caricias de la piel, de los susurros al oído, en fin muchas sensaciones ajenas a otras especies ya que para ello no siempre el propósito será la concepción de otro ser.

  • “Yo diría más bien que el sello de “pornográfico” no está tanto en las características propias del objeto, sino en los ojos de quien lo mira. Cuando nuestros ojos están cargados de los preceptos moralistas, de “las grandes virtudes del hombre casto”, vemos pornografía en todas partes, pero cuando nuestra mirada está un poco más relajada, el límite se vuelve difuso y podríamos concluir con el escritor francés Robbe-Grillet, citado por Woody Allen, que “la pornografía es el erotismo de los otros”. Por Nancy Prada Prada (lafuga.com.cl“


Los hermanos Mateu y Àngel Fernández de Soto con Anita PICASSO
Los hermanos Mateu y Àngel Fernández de Soto
con Anita PICASSO
Durante toda la historia de la humanidad el hombre a través del arte ha manifestado estos gustos mediante pinturas rupestres, grabados, esculturas, pinturas, etc. Muchas de los más grandes artistas han realizado cantidades de obras eróticas en las que ponen de manifiesto su gusto por el sexo, incluido el mismo Pablo Picasso quien decía “El Arte no es casto. Se debería prohibir a los ignorantes e inocentes, si es casto no es Arte”, otros grandes de la pintura que también pensaban igual y nos dejaron obras maravillosas para recrear nuestros sentidos fueron:   Salvador Dalí, Édouard Manet, Toulouse-Lautrec, El Bosco, Gustave Courbet,  Gustav Klimt, Egon Schiele, Jean-Honoré Fragonard, Fernando Botero, Julio Romero de Torres, Rembrandt, Mariano Fortuny, Cezanne, Rubens, Miguel Ángel, Tiziano, entre otros.
Me gustaría conocer sus puntos de vista, o que nos recuerden otros grandes artistas que no temieron pintar arte erótico.